DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: CONSULTA CON UN DOCTOR ANTES DE DECIDIR EN UN PLAN DE TRATAMIENTO POR CUALQUIERA ENFERMEDAD.

HEMOS INCLUIDO EL SIGUIENTE VINCULADOS A PRODUCTOS QUE TIENEN UNA REPUTACIÒN DE ALTA CALIDAD Y ADECUADO POR EL TRATAMIENTO HOLÌSTICA DE ENFERMEDADES. ESTES VINCULADOS AFILIADOS AYÚDANOS PARA FUNDAR ESTE SITIO Y MANTENERLO. 

 

SEGÚN AL AMAZON Y OTRAS ENTIDADES, ESTOY REQUERIDA PARA INCLUIR LAS VINCULADAS SIGUIENTES PARA ASEGURAR QUE TODOS LAS PERSONAS TIENEN ACCESO DE LA INFORMACIÒN DEL CENTROS DEL CONTROL PARA LA PREVENCIÒN DE ENFERMEDADES.

Sumario

En los principios de 1900, había médicos quienes experimentaron con enzimas pancreáticas y encontraron que estas sustancias pueden disolver la vaina exterior de fibrina que protege a las células de cáncer desde el sistema inmunológico del cuerpo. Casi nunca las personas desarrollan cáncer en la primera parte del duodeno donde los jugos pancreáticas son vertidas en el tracto digestivo. El riesgo de cáncer aumenta a medida que la distancia desde esta ubicación aumenta. Enzimas pancreáticas que no se usan durante la digestión se absorben dentro de la sangre así que pueden viajar a lo largo del cuerpo, buscando células de cáncer y disolviendo las vainas exteriores de fibrina. 

 

Desafortunadamente, la dieta típica americana incluye muchos productos animales así que también requiere muchas enzimas pancreáticas para la digestión, y eso no deja enzimas para absorción en la sangre, y entonces no pueden viajar en todo el cuerpo buscando las células cancerosas. Tomar suplementos de enzimas pancreáticas puede ser extremadamente beneficial como parte de un protocolo de tratamiento para el cáncer para hacer las células de cáncer más vulnerables para que el sistema inmunológico pueda atacarlas.

 

Introducción Detallada

Terapia de enzimas contra el cáncer es una terapia de ayuda que muchas veces se combina con otros tratamientos contra el cáncer.  Tratamientos enzimáticas contra cancer originan desde los estudios del Dr. John Beard, un embriólogo quien se noto las semejanzas entre los trofoblastos pre-embrionarios y las células cancerosas. Sus teorías con respecto a las semejanzas entre los trofoblastos y las células cancerosas se remonta a 1906. Importantemente, veía los tumores cancerosos como placentas falsas. Este pensamiento del Dr. Beard fue conocido como la Teoría del Trofoblasto del Cáncer. Otra pieza de información que da credibilidad al valor de las enzimas pancreáticas es el hecho que el cáncer casi nunca ocurre en el primer segmento del intestino pequeño (el duodeno) donde los jugos pancreáticos son secretados a través del conducto pancreático. La prevalencia relativa del cáncer aumenta a medida que uno avanza por el tracto digestivo, más lejos de la región donde se secretan los jugos pancreáticos. 

 

El Dr. Beard creyó que la terapia enzimática sería un tratamiento valioso para todas las variedades del cáncer porque las enzimas pancreáticas tienen la habilidad para disolver el recubrimiento proteico protector fuera de las células de cáncer. Literatura médica desde los principios de los 1900 se documentó la regresión de tumores en pacientes de cáncer terminal quienes fueron tratados con terapia enzimática. Desde ese tiempo, las investigaciones sobre el cáncer han mostrado que las enzimas pancreáticas pueden descomponer el recubrimiento proteico que normalmente protege a las células cancerosas desde ataques por las células blancas de sangre y el sistema inmunológico propios del paciente. 

 

A lo largo del siglo 20, la mayoría de los científicos creyeron que las enzimas pancreáticas fueron producidas en el páncreas, entregado al intestino pequeño por uso particular, y entonces desactivadas y excretadas del cuerpo en las heces. Pero, nuevas investigaciones han mostrado que, de hecho, las enzimas pancreáticas se recirculan de manera similar a como los sales biliares son recirculados a través de la circulación enterohepática. Ya que las enzimas pancreáticas están entre las biomoléculas más difíciles de fabricar para el cuerpo, tiene sentido que enzimas pancreáticas no usadas se recirculan en el cuerpo. 

 

La recirculación de las enzimas pancreáticas es importante porque su presencia en la sangre demuestra que pueden alcanzar y tener efecto en todas áreas del cuerpo. Las comidas que requieren demasiadas enzimas para digestarse agotan el páncreas de sus reservas, lo cual puede conducir a una variedad de otros estados de enfermedad, demostrando el papel importante de la dieta en prevenir el cáncer y otras enfermedades. Las enzimas pancreáticas tienen una parte importante en muchos tratamientos integrativos contra el cáncer porque ayudan a los pacientes a digestar la comida hasta los componentes que se absorben fácilmente en el cuerpo. Ayudan a asegurar una buena nutrición y absorción de los componentes nutricionales necesarios en la comida, ya que los pacientes de cáncer muchas veces tienen deficiencias en una variedad de estas sustancias. Como tal, las enzimas pancreáticas tienen un gran impacto en los siguientes dolencias físicas, incluyendo: 

 

  • Problemas digestivos
  • Celulitis
  • Ulceras diabeticas
  • Sinusitis
  • Bronquitis
  • Trastornos relacionados con lesiones (por ejemplo, conmociones cerebrales, laceraciones, esguinces, distensiones, lesiones musculares)
  • Osteoartritis
  • Cancer

 

A pesar de su éxito, desafortunadamente, después de la muerte del Dr. Beard en 1923, la terapia con enzimas proteolíticas pancreáticas fue olvidada hasta recientemente. 

 

Eficacia

El uso de terapia sistémica de enzimas pancreáticas ha sido utilizado por médicos desde la parte temprana de los 1900. Las enzimas pancreáticas son efectivas en el tratamiento de cáncer con toxicidad muy baja. Pero, por lo general, la terapia de enzimas pancreáticas se combina con una dieta terapéutica contra el cáncer junto con otros tratamientos que luchan contra el cáncer. 

 

La Terapia Enzimatica del Dr. Kelley

William Donald Kelley fue un doctor quien estudió las teorías del Dr. Beard para curarse a sí mismo de cáncer metastásico pancreático después de que le habían dado 2 meses de vida. Esta terapia usa dosis grandes de enzimas pancreáticas y enemas de café regulares. No hay efectos secundarios involucrados con la terapia enzimática del Dr. Keley y en pacientes con cáncer recién diagnosticados, este enfoque de tratamiento tenía una tasa de éxito de 93% con los 33,000 pacientes tratados por el Dr. Kelley y sus practicantes. 

 

Usando solamente enzimas pancreáticas, pacientes con cáncer avanzado tenían una menor probabilidad de sobrevivencia (hacía 25-50%) con este tratamiento, pero enzimas se pueden combinar con otros tratamientos integrativos del cáncer (en un protocolo contra el cáncer) para aumentar la tasa de curación. El Dr. Kelley creyó que tener un páncreas sano fue esencial en luchar contra el cáncer. El páncreas y el hígado trabajan juntos para regular la insulina y el páncreas produce enzimas que pueden disolver proteínas (incluyendo las proteínas que protegen a las células del cáncer).

 

Cuando un paciente tiene la cantidad correcta de oligoelementos en el cuerpo junto con equilibrio hormonal, las enzimas pancreáticas también pueden estar correctamente equilibradas. El Dr. Kelley anotó, por ejemplo, que dosis grandes de la vitamina C pueden interrumpir la función de las enzimas en el cuerpo. No usó grandes dosis de vitamina C en su tratamiento contra el cáncer. Más bien, recomendó hacer jugos de combinaciones específicas de frutas y verduras para apoyar a las glándulas del cuerpo, y por lo tanto, el equilibrio hormonal.

 

El Dr. Kelley creyó que el cáncer y la diabetes se correlacionan. Trató a las dos enfermedades de una manera similar. 

 

La terapia enzimatica del Dr. Kelley frecuentemente se usa en conjunto con el protocolo Cellect-Budwig, lo cual combine un polvo nutricional específicamente formulado con una dieta especial, jugos de verduras y frutas, suplementación de laetrile (también conocida como la vitamin B17 o amigdalina), y electromedicina (por ejemplo, el uso de una máquina de Rife). 

 

Básicas de las Enzimas Pancreáticas

A lo largo del siglo 20, la mayoría de los científicos creyeron que las nuevas enzimas proteolíticas pancreáticas se fabrican y se secretan hacia el interior del intestino pequeño bajo demanda. De acuerdo a esta creencia tradicional, estas enzimas digestivas no se circulan y no se reciclan. Pero investigaciones recientes han mostrado que, de hecho, enzimas proteolíticos pancreáticos se recirculan de una manera semejante a los sales biliares en circulación enterohepática. 

 

Las enzimas pancreáticas constituyen una porción grande de la sangre. De hecho, la proteína segundamente más abundante en la sangre, después de la albúmina, es alfa-antitripsina, un inhibidor de la tripsina. 

 

Abajo es una lista de las enzimas pancreáticas conocidas y sus funciones en el cuerpo: 

 

  1. Proteasas

Las proteasas digieren las proteínas. Tienen un papel en controlar la ansiedad y la insomnia. Hay 3 proteasas: 

 

  • Tripsina

    Colecistoquinina (un péptido producido por neuronas en el sistema nervioso entérico) estimula la secreción de tripsinógeno hacia dentro del intestino pequeño por el conducto pancreático desde el páncreas.

    La tripsina va al intestino pequeño desde el páncreas en una forma inactiva conocida como tripsinógeno. Esta forma inactiva la hace segura para el manejo durante su viaje al intestino pequeño. Cuando llega al sistema digestivo, el tripsinógeno se activa por una enzima en la mucosa del intestino pequeño que se llama enteroquinasa.

    La tripsina, por su parte, activa a la quimotripsina.

    La tripsina y la quimotripsina digieren las proteínas en unidades más pequeñas conocidas como péptidas. Entonces, peptidasa digiere las péptidas hasta aminoácidos para que se puedan absorber. También regulan la actividad de las otras enzimas.

    Investigaciones han conectado la tripsina a la pancreatitis crónica y la fibrosis quística. Estudios científicos también han mostrado que la tripsina puede ser útil para aliviar algunos problemas de la piel.

  • Quimotripsina

    Quimotripsinógeno (la forma inactiva pro-enzimática de la enzima) se activa por la tripsina. Por eso, estas dos enzimas funcionan juntas. La quimotripsina es esencial para la coagulación sanguínea saludable y para el metabolismo del virus VIH.

  • Peptisasa

    Está presente en las plantas tal como en los humanos. Tiene un papel en controlar: condiciones inflamatorias, cáncer, el sistema inmunológico, y el flujo de la sangre. Peptidasa ayuda al sistema inmunológico por digestar invasiones bacterianas, virales, y parasitismo. Ayuda a reducir la inflamación en la enfermedad inflamatoria intestinal y puede parar la formación de tumores en el intestino delgado.

  1. Lipasa Pancreatica

 

La lipasa pancreática digiere triglicéridos (las constituyentes primarias de grasas y aceites naturales). Descomponen las triglicéridos en dos mono glicéridos y dos ácidos grasos libres. Se secreciona dentro del intestino delgado por el conducto pancreático como un componente del jugo pancreático. Para que la lipasa pancreática haga su trabajo para digerir los triglicéridos, sales biliares deben estar presentes en el intestino delgado en cantidades suficientes. Como tal, tanto el hígado como el páncreas tienen un papel en digerir grasas. 

 

  1. Amilasa

 

Las amilasas digieren almidones o carbohidratos. El almidón es la forma primaria de almacenamiento de la glucosa en las plantas. Está presente primariamente en el páncreas, pero también en la saliva. 

 

  1. Ribonucleasa

 

Ribonucleasa descompone ARN en partes mas pequeños.. 

 

  1. Deoxiribonucleasa

 

Una enzima que descompone ADN. 

 

  1. Gelatinasa

 

Gelatinasa es una enzima proteolítica que descompone la gelatina en componentes más pequeños. 

 

  1. Elastasa

Una enzima pancreática que descompone la elastina en componentes más pequeños. 

 

Otra Información Importante

El Dr. Beard creyó que las enzimas pancreáticas tenían que ser inyectadas directamente dentro de la sangre para prevenirlas de destrucción por los ácidos en el estómago. Pero, investigaciones han mostrado que enzimas pancreáticas orales pasan enteras hacia dentro del intestino delgado donde se absorben dentro de la sangre por uso en todo el cuerpo. Las enzimas se reciclan por el cuerpo y se devuelven al páncreas después de uso. 

 

Enzimas pancreáticas en los suplementos nutricionales muchas veces son derivadas desde los cerdos.